La familia tiene un papel y una responsabilidad irreemplazable en el desarrollo de los hábitos lectores del niño, al que podrá contribuir poniéndole en contacto con buena y variadas lecturas, próximas a su mundo afectivo y a sus intereses; lecturas que le hagan pensar y que respondan a sus inquietudes, con una variedad de estilos y contenidos que favorezcan la evolución de sus gustos personales y le ayuden a perfilar y recorrer su propio itinerario lector.
El interés por la lectura comienza en casa. La familia tiene un lugar insustituible en la formación lectora del niño. Se les debe inculcar esta afición con esfuerzo y constancia, pero sin imponérsela. Procurar conocer los gustos de los hijos y en la medida de lo posible respetarlos.

El interés por la lectura comienza en casa.

Consejos para despertar la afición lectora
● Si los padres valoran la lectura y le dan un lugar en la vida familiar de manera natural.
Que los hijos vean leer a los padres, el ejemplo es la mejor animación. Tener siempre un libro empezado es un buen síntoma de amor a la lectura.
● De vez en cuando, leer en voz alta a los hijos desde pequeños.
● Conseguir que los libros estén presentes en la casa como un objeto de uso común.
Que haya en la casa un lugar donde ponerse a leer. Con buena iluminación, sitio agradable, tranquilo.
● Establecer un horario diario y fijo para facilitar el hábito de leer, donde reine el silencio para respetar la lectura de los demás.
Regalar libros en los cumpleaños y en ocasiones que haya que premiar algo.
Enseñarles a los hijos a cuidar los libros.
Animarles a ir creando su propia biblioteca, adecuando un espacio apropiado para ello.
Acudir con los hijos a librerías, bibliotecas, ferias de libros, etc. Incentivarles para que se hagan socios.
¿Qué no deben hacer los padres?
Utilizar la lectura como castigo.
Mandarles leer un libro que saben no es de su agrado.
Relacionar siempre los libros con lo académico.
Proponer la lectura de libros como una actividad de otros medios de diversión y aprendizaje que le divierten (televisión, ordenador, jugar, etc. )
No olvidemos que cada hijo es irrepetible y las estrategias han de diseñarse individualmente con cada uno. Un libro para cada uno.
José Luis Uriarte es Licenciado en Pedagogía y especialista en Pedagogía Terapéutica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *